jueves, 15 de octubre de 2009

La televisión ha muerto



La televisión tradicional tiene los días contados. La aparición de nuevos soportes ha creado nuevas formas de consumo de televisión, ya sea a través del ordenador, el móvil o la videoconsola. Estos nuevos medios no viven únicamente de la pequeña pantalla, sino que incluso se han atrevido a crear sus propios contenidos.

La televisión convencional ha perdido su hegemonía, gracias a la aparición de nuevos soportes. La tendencia actual del consumidor de productos audiovisuales es poder consumir lo que quiera, cuando quiera y como quiera. Por ello, cada día son más los espectadores que han cambiado la pantalla de su televisor por el monitor de su ordenador. De manera que en vez de seguir la dictadura de la programación televisiva, prefieren tener la libertad de elaborar su propia rejilla de programación, eligiendo en cada momento qué ver y a qué hora. Aunque algunas plataformas digitales de televisión ofrecen servicios de televisión a la carta, donde puedes ver series y películas cuando lo desees, muchos espectadores prefieren Internet, ya que ofrece una gran variedad de productos que no se encuentran en estas plataformas y además se ofrecen de forma gratuita.

El origen del consumo de televisión a través de la red lo encontramos en las descargas denominadas P2P (eMule). Los usuarios podían descargar su programa o series favorita pero debían esperar horas o, incluso, días dependiendo de su conexión a Internet. Más tarde comenzaron a encontrarse los capítulos de las series en descarga directa y en tan solo unos minutos podía disfrutarse del episodio. Después llegó la revolución del streaming, webs que ofrecían la posibilidad de poder ver estos productos sin tener la necesidad de descargarlos, como por ejemplo Youtube o Megavideo.

En un principio, las televisiones consideraron a Internet como a un enemigo, ya que muchos de sus espectadores preferían estar delante del ordenador. Pero poco a poco tuvieron que replantear sus relaciones con el nuevo medio. La cadena pionera fue Antena 3, al ver que los capítulos de sus series se colgaban en la red y miles de usuarios lo consumían, decidieron ser ellos mismos los que ofrecieran la posibilidad de ver desde su página web los episodios de sus series. De este modo, podían obtener beneficios gracias a la publicidad que insertaban en la web y daban la posibilidad al espectador de seguir la serie sin necesidad de consumirla en el horario que dicta el canal. Tras ver el éxito de la cadena de Planeta, Televisión Española decidió hacer lo mismo pero a lo grande, no solo colgaría lo episodios de sus series sino toda su programación.

Otro caso curioso es el consumo de series americanas que se realiza en España, muchos espectadores no pueden soportar la larga espera que tienen que sufrir hasta que los canales nacionales deciden emitir dichas series dobladas al castellano. Por lo que deciden descargarse o ver en streaming sus series favoritas el día siguiente de su emisión en Estados Unidos. Esta tendencia tiene cada día más seguidores en nuestro país, series como Perdidos o Mujeres Desesperadas son descargadas en versión original con subtítulos en español que los propios usuarios han creado. Esta nueva forma de consumir televisión ha dado lugar a situaciones peculiares y que han hecho que las televisiones se replanteen la forma de medir la repercusión de un producto audiovisual. La serie Héroes no pasa por su mejor etapa en la televisión convencional, pero sin embargo lidera los rankings de los más descargados. Los canales de televisión deben replantearse si lo más importante es el share o si pueden obtener, gracias al éxito en la red, beneficios a través del merchandising o la ventad de DVD’s.

El poder de Internet es tan grande que no sólo podemos consumir contenidos que previamente se han emitido en televisión, sino que incluso se están produciendo series exclusivamente para la red o, incluso, para móviles. Algunos ejemplos son Malviviendo, Lo que surja, Con pelos en la lengua o Qué vida más triste, está última ha dado el salto a la televisión gracias a La Sexta. En Estados Unidos también han creado exitosas series exclusivamente para Internet, como es el caso de Dr. Horrible, protagonizada por Neil Patrick Harris (Barney en Como conocí a vuestra madre). Además han creado productos audiovisuales complementarios para sus series de culto, como Perdidos o Héroes. Ambas series estrenaron una serie de pequeños episodios denominados webisodes que complementaban las tramas de la series y que se vendían a través de la telefonía móvil. Además han sabido jugar con Internet para mantener la atención de los espectadores, ofreciendo pequeñas piezas inéditas que ayudan a seguir el hilo de la serie.

La televisión ha perdido su hegemonía gracias a los nuevos soportes. Sin embargo, aunque es posible ver la televisión a través del móvil o la videoconsola, estos servicios no han triunfado como Internet, ya que supone un gasto para el espectador. Los españoles aún no estamos preparados para el pay per view (pago por visión), por lo que hasta el momento Internet es el nuevo gran medio que cada día roba más espectadores a la vieja caja tonta.

No hay comentarios: