miércoles, 24 de septiembre de 2008

Silvia Marsó: “No sé por qué despareció mi personaje de Ana y los 7”

La actriz Silvia Marsó fue la madrina del primer programa del nuevo Sospechosos Habituales, donde fue entrevistada por los locutores Héctor Alabadí, Eva Fernández y Alejandro Lagarda. Sobre su nuevo proyecto El porvenir es largo, que supone su regreso a la televisión y que se estrenará a finales de este año o comienzos del próximo, Silvia nos informó de que la serie “tiene un componente innovador, pues habla de problemas sociales desde una perspectiva cotidiana y realista” suponiendo para la actriz el “salto al drama después de haber hecho comedia”. Sobre su personaje nos informó de que se trata de “una mujer que lucha contra la justicia, es un personaje con agallas”.

A pesar de la crudeza y drama del personaje, Silvia Marsó afirmó que “Todos los papeles son siempre un reto, pues hay que darle una verdad”, aunque sobre su nuevo personaje añadió que “tiene profundidad, y he sufrido haciéndolo pero ha sido gratificante” en un proyecto que ella define como una “serie coral en la que todos los personajes tienen importancia”.

Hablando de su carrera en el teatro y sobre qué la motivó a dedicarse a la producción afirmó que fue por “el amor al teatro y a su profesión, pues el crear una producción es metafóricamente tener un hijo. Supone implicarse más profundamente, es una entrega absoluta, que aporta una gran satisfacción cuando se cumple, se levanta el telón y gusta”.

En el mundo del teatro Silvia Marsó siempre parece haber elegido obras o papeles con cierto grado de compromiso social. Sobre esta cuestión afirmó que “ojalá siempre pudiera elegir textos comprometidos, a veces tienes que hacer cosas más comerciales. Cuando puedo elegir no produzco por el papel que vaya a interpretar yo, priorizo el mensaje”.

Ante la cuestión de si prefiere el teatro o la televisión para desarrollar su profesión afirmó que “depende, aunque me ha gustado más el teatro. Es como un rito, es como si te transformaras, como una catarsis” añadiendo sin embargo que “es una suerte el nuevo personaje que interpreto en televisión por la experiencia emocionante que me ha supuesto”.

Sobre el reconocimiento o menosprecio que existía sobre los actores de televisión frente a los del cine o teatro, Silvia nos confirmó que “hubo años en que no se hacían series, sólo concursos y compañeros de profesión se metieron a presentadores, algo que no considero bueno. Cuando he podido elegir lo he rechazado” añadiendo que “el actor no debe tener tanta popularidad, el personaje ha de ser el popular, algo que no es posible siendo un comunicador o presentador de fama pues dejas de ser creíble”. Sobre su concepción del intérprete Silvia opina que “El actor no tiene que tener imagen, debe ser neutro, lo más soso posible”.

Por último Silvia reveló una gran exclusiva, un tema sobre el que no había hablado antes y que pone fin a las polémicas y dudas sobre la desaparición de su personaje en Ana y los 7. Sobre el asunto afirmó que “no sé porque mi personaje desapareció, es hora de que alguien me lo diga” pero explicó que “Ana Obregón y yo teníamos el mismo representante, y él, conociendo la situación, no me informó a tiempo cuando sabía que el personaje iba a desaparecer, y me mintió. Todo el conflicto nació de ahí”. Silvia indicó que “nunca he empleado esta polémica para ganar el juicio, y no lo he dicho hasta que lo he ganado”. Lo que más le sorprendió de su marcha de la serie fue que “sucedió sin ocurrir nada malo, había un buen rollo impresionante y estaba encantada con la serie”.

Sobre la hipotética vuelta de la serie afirmó rotundamente que “no volvería, no por Ana Obregón que es buena compañera y siempre me trató bien; pero no me resulta un proyecto serio, porque no se puede tratara así a un personaje y faltarle al respeto al público. Si no te dicen nada juegan contigo y con el cariño y afecto del público”. Algo totalmente contrario a su filosofía como actriz pues nos dijo que “Respeto mucho al público. Al venir del mundo del teatro, el público es lo más importante, sin el no hay ni novelas, ni pintura, ni cine, ni teatro, ni nada”, concluyendo sobre la polémica de Ana y los 7 que “Yo soy muy seria, y en mi productora todos han estado informados. Se trata de respetar o no al público, ahí está la diferencia”.

1 comentario:

La ficha rosa del trivial dijo...

Cómo se entrega Silvia Marsó cuando se le hacen buenas preguntas. Sin duda, una buena actriz que no escurre el bulto. Se la echa de menos en cine...

http://laficharosadeltrivial.blogspot.co.at/2013/10/entrevista-la-actriz-silvia-marso.html